Archive for junio, 2012

Conferencia mujeres indígenas y sus luchas por la justicia

Anuncios

Los comentarios están cerrados

CRIM Cartel con todas las ponencias Semianrio de genero

Los comentarios están cerrados

Presentación mi libro Margara Millan

Mujeres, indígenas, rebeldes, zapatistas

Sylvia Marcos

 

El libro de que hoy nos convoca es una edición abreviada de Cruzando Fronteras: Mujeres indígenas y feminismos abajo y a la izquierda, de Sylvia Marcos, que reúne, aquel, la experiencia d de la autora en su encuentro con mujeres de muy diversas latitudes geográficas y pertenencias culturales.

Esta edición se concentra en la experiencia de las mujeres indígenas mexicanas que se organizan en torno al zapatismo, y el impacto que ello tiene en el feminismo nacional e internacional.

 

Junto con otras colegas tenemos el privilegio de compartir el espacio colectivo de una red denominada feminismos des-coloniales con Sylvia Marcos. La generosidad de su escucha y de su palabra es algo que tenemos en alto aprecio. Ese su interés por las “pequeñas cosas”, al tiempo que su compromiso claro por las luchas de las mujeres contra variadas opresiones, es una constante que aparece en el libro que hoy comentamos. De la larga trayectoria de Sylvia, el zapatismo causa una impronta. De 1994 para acá, los estudios que sobre la cosmovisión mesoamericana que la autora había realizado encuentran un tiempo presente, actual, y sobre todo, propositivo de otra nación posible. Así, la autora visita diversas dimensiones de ser mujer, indígena, rebelde y zapatista en su texto, poniendo atención a lo que ellas dicen, al cómo lo dicen, y también a lo que no dicen. Y no sólo pone atención a esas dimensiones comúnmente no consideradas como políticas, para justamente dejar ver su politicidad, es decir, el hecho de que lo político ocurre en y a través de la vida cotidiana, en aquello que la misma autora denomina la política de la cercanía (revista Conspiratio n. 15).

Pero además, y esto es lo que voy a relevar hoy, porque el público aquí reunido está, creo, sensibilizado en estos modos y maneras del mundo indígena, y también con el hecho de que la transformación política hoy es una transformación social, que pasa por y con las mujeres. Lo que quiero relevar entonces es lo que la autora marca como un aprendizaje de esos modos y maneras en la forma que tiene hoy la academia, los y las intelectuales, los feminismos, la teoría crítica, de hacer teoría, y de escribirla, porque ese es nuestro medio “natural”.

Así, la autora propone que “hacer otra teoría” tiene que ver también con la forma escritural de la misma, y no sólo en el sentido de escribir de manera accesible para un lector, lectora, no especializado en las artes de las ciencias sociales, sino también buscando que, cito “…el estilo escrito refleje algo de las formas orales redundantes. Repetir (reiterar) no es falla, … Reiterar, redundar, refleja la forma oral de pensar, otra forma de juntar palabras y de considerarlas sólidas como jades…Es otra forma de hablar, de estar y de ser…” en la Introducción. Y este estilo, que quiere hacer experiencial el hecho de la lectura, acercándonos a esa otra manera de estar en el mundo, se conjuga con otra pretensión epistemológica, la de ir construyendo la teoría desde abajo, a partir de las citaciones de las mujeres (indígenas, rebeldes, zapatistas) en diferentes contextos, como primer plano del discurso, que subordina toda otra referencia autoritativa.

Así, el anhelo de la autora, como nos dice, de escribir un libro no libro, se vuelve un reto para aquellos y aquellas adiestrados en el trabajo académico especializado: “un libro/no libro en donde el lenguaje y los métodos especializado no funcionen como barreras para aislarnos elitistamente de los poco o no escolarizados. Ellas/ellos son sabios profundos y conocedores sin requerir de las andaderas del lenguaje escrito”. (Introducción). Oralidad que es también corporeidad de la palabra, donde pensar es hacer…

El libro contiene siete apartados, los tres primeros abren fuego sobre el feminismo transformándolo en los feminismos, pluralizando al sujeto que lo produce, des-colonizando un cierto discurso. Feminismos Ayer y Hoy, Debates actuales desde el género, los feminismos y el poder, Feminismos abajo y a la izquierda, son un esclarecimiento de la necesidad de posicionamiento de los feminismos en y sobre el contexto que los contiene, afirmando que :

 

“Un feminismo, es decir, la preocupación por la emancipación de las mujeres, que no se comprometa en pensar la totalidad, en no desvincular los patriarcados existentes –o las diversas opresiones de las mujeres- de los procesos amplios de constitución de lo social, no es feminismo”.

 

Tenemos acá una postura para diferenciarse dentro de los feminismos, ya que el feminismo en sí no es una postura política, nos dice la autora, necesita de posicionarse políticamente…así, en estos tres acápites, no se desdeña el legado histórico de los pensares feministas, pero si se les exige por un lado descolonizarse, diríamos des-blanquearse- y por otro, posicionarse frente a la situación nacional, abajo y a la izquierda.

La otra teoría feminista desarrolla la hermenéutica diatópica (Boaventura de Sousa), o visión de paralelaje (Zizek). Esta hermenéutica no es pensar solamente que cada sujeto se construye según su cultura, sino la urgencia por dejarse interpelar por la otra cultura, la que no nos pertenece, la que nos es ajena, y que sin embargo, tiene algo que enseñarnos de nuestra propia cultura. Se inicia aquí un doble movimiento, que rebasa las posturas de la izquierda (hegemónica), ya que, dice Sylvia sabiamente: “Una cosa es alinearse con los pobres y los indígenas desposeídos, y otra ahondar en su propia visión del mundo, entender su construcción del yo y los otros”. Esto es, como lo enuncian Martha Sánchez Néstor, del pueblo Amuzgo y Alma López, maya quiché de Guatemala, acceder a una doble mirada.

Las siguientes intervenciones se componen del saber escuchar,

Zapatistas: llegar a ser autoridad, Otro mundo…otro camino, Género y reivindicaciones indígenas, Primer Congreso Nacional de Mujeres Indígenas, La esperanza no cesa: mujeres indígenas y resistencia global; Sorprendentemente diferentes; Derechos humanos y mujeres indígenas: una lectura de sus declaraciones, propuestas y demandas; el espacio religioso y médico de las mujeres en México; Los volcanes de Doña Luz, y Foro Internacional Agendas Indígenas y Descolonialidad.

 

Es sabiendo escuchar  que se puede entender a los feminismos indígenas. Incluso, comprender el trastocamiento que conceptos que vienen de un contexto liberal como los derechos humanos, se transforman en las “armas de los débiles”, al tornarse en “tiene derecho”. Y ese derecho se tiene incluso contra la norma comunitaria, y muy importantemente, frente al poder de los varones. Así se despliega la segunda parte del libro, visibilizando “agencias” de las mujeres y resaltando su singular manera de feminismo. El que encontramos por ejemplo en la palabra “parejo”. Y como ella recorre – también parejo- al estado-nación, al más rico, al varón.

 

Por último, de los múltiples retos que el libro propone, quiero cerrar señalando que creo comprender en lo que nos dice la autora, que la idea de comunidad que tiene es una en constante actualización. No se trata de una comunidad indígena atávica, intocada por el tiempo, sino al contrario, una que se ha reafirmado y fortalecido en constante intercambio con el poder (del patrón del estado, de la autoridad), y que a partir de re-crear una matriz cultural que privilegia la cooperación, la solidaridad y la reciprocidad ha enfrentado las necesidades básicas, pensándose y actuando como colectivo bio-cósmico.

Ese “nosotros” de los indígenas es un nosotros que nos es coetáneo, es decir, que atañe a un sujeto pleno y plenamente moderno. Y si lo logramos ver, lo que aparece ahí mismo es la enorme falta del nosotros, sus contemporáneos no indígenas.

El libro de Sylvia Marcos es bienvenido dentro de un feminismo que no sólo se quiere ubicar abajo y a la izquierda, sino que quiere ahondar en esas otras maneras de estar en el mundo, tejiendo redes que abran espacio a lo común por venir.

Los comentarios están cerrados